Busca tu receta

martes, 22 de noviembre de 2016

Tarta de arroz, almendras y yogur (para celíacos)

Ser celíaco implica no poder alimentarse de productos que contienen gluten. Algunos de ellos contienen esta glicoproteína de forma natural, como el trigo y otros cereales, pero una gran cantidad de alimentos no contienen gluten. Esto vendría a significar que ser celíaco no es un gran problema  ya que hay muchos alimentos alternativos, pero en la práctica no es así ya que por desgracia muchos alimentos están contaminados por gluten durante el proceso de fabricación. Esto es debido a que las cadenas de producción procesan alimentos sin la debida separación. Es decir, un molino puede moler trigo - que tiene gluten - y a continuación moler arroz - que no posee - sin que se hiciera una limpieza exhaustiva de la maquinaria. En la harina de arroz quedarían trazas de harina de trigo que si bien son indetectables para el consumidor standard, pueden ser en cambio muy perjudiciales para el consumidor celíaco. 

Esta tarta no contiene ningún ingrediente que posea gluten en su estado natural pero si compráis las harinas ya molidas debéis buscar el sello que garantice que no poseen gluten por contaminación cruzada. Otra alternativa, más complicada, es procesar vosotros mismos el arroz y las almendras hasta reducirlas a harina.

INGREDIENTES :

1 pote pequeño de yogur natural sin azúcar (125 gramos)
(a partir de aquí vamos a emplear el pote del yogur para las medidas de los otros ingredientes)
1 pote y medio de harina de arroz
1 pote y medio de harina de almendras
1 pote de azúcar
Medio pote de aceite de girasol o maíz
2 huevos
1 bolsita (15 gramos) de levadura química

En un bol grande vertemos el contenido del pote de yogur. Incorporamos también la harina de arroz, la harina de almendras, el azúcar, el aceite, los huevos y la levadura química y batimos bien.

Cuando tengamos una masa homogénea la vertemos en un molde de silicona reutilizable o en otro de aluminio bien engrasado con mantequilla.

Precalentamos el horno a 180 grados y dejamos hornear durante 30 minutos justos. Extraemos del horno, dejamos enfriar y cuando está templado desmoldamos.

Es tan fácil de hacer y tan bueno que seáis celíacos o no os encantará. Podéis hacer el pastel sólo con harina de arroz pero es aconsejable usar una harina apta para celíacos - en este caso de almendras - para que complemente el valor nutricional de la harina de arroz.

Otro detalle a tener en cuenta es que, a pesar de que lleve levadura química, cuando se hornea no sube demasiado. Esto se debe a que carece de gluten, el responsable de la esponjosidad de los pasteles y panes.

martes, 15 de noviembre de 2016

Hojaldre de espinacas y queso de cabra

Un entrante muy sencillo y rápido de hacer

INGREDIENTES (4 comensales)

4 cuadrados hechos sobre una hoja de pasta de hojaldre
1 queso tipo rulo de cabra
400 gramos de espinacas
1 diente de ajo
20 gramos de piñones
50 gramos de pasas sultanas
3 cucharadas de nata o de leche entera
1 huevo
Aceite virgen extra de oliva
Sal
Pimienta negra molida

En primer lugar en una sartén con un poco de aceite de oliva freímos el diente de ajo hasta que se dora y entonces lo retiramos,

En la misma sartén incorporamos las espinas bien cortadas y las pochamos para que suelten agua (con 2-3 minutos será más que suficiente). Cuando están bastante secas añadimos las pasas, los piñones, salpimentamos y añadimos la nata. Dejamos hacer otros 5 minutos.

A continuación colocamos los cuadrados de pasta de hojaldre y en el centro vertemos las espinacas. Cerramos los extremos y allí donde se tocan colocamos una rodaja de queso de cabra.

Pintamos los hojaldres con la yema de huevo - para que queden dorados - y los incorporamos al horno precalentado a 200 grados. Horneamos 20 minutos y listos para servir.

Podéis hacer los cuadrados grandes o pequeños, pero sobretodo no os paséis del tiempo de cocción o quedarán duros. Cuando la pasta ha subido y se ha dorado, es tiempo de retirarlos del horno.


lunes, 14 de noviembre de 2016

Muffins of yoghurt with the heart of cherry



A very easy recipe to make to get a dozen fluffy muffins.

INGREDIENTS  (12 muffins, aprox)

120 grams of sugar (4 oz)
120 grams of wheat flour (4 oz)
120 grams (6 tablespoons) of sunflower oil or corn (4 oz)
1 natural yogurt without sugar (120 grams) (4 oz)
3 eggs
15 grams (one sachet) of chemical yeast (0.5 oz)
The grated skin of a lemon
12 boneless cherries in syrup
12 cupcake molds

In a bowl mix all the ingredients ensuring that there are no lumps. It is best to add the flour with a sieve or strainer and use the blender.

When the dough is homogeneous we fill the molds up to more than half the height.

Roll the cherries on flour and introduce them in the center of each mold so that they protrude from the dough. The flour that covers them will prevent them from going to the bottom.

Let the muffins stand while the oven is preheated to 200 degrees C (392 F).

We introduce the muffins for half an hour, 20 minutes with heat down and 10 minutes with heat up and down.

When they are golden and when pricking a toothpick at the center it leaves dry we can take it out of the oven and wait for them to cool down to eat them ... if you can wait.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Sugerencia de menús para este fin de semana (12-13 Noviembre 2016)

SÁBADO

ALMUERZO

Entrante




Plato Principal




Postre

Fruta del tiempo

-----------------------

CENA


Plato Principal




Camembert rebozado

Postre

Fruta del tiempo

---------------------

DOMINGO

ALMUERZO


Plato Principal




Pollo Marengo

Postre




Pastel de castañas

--------------------

CENA


Plato Principal




Trucha a la Riojana

Postre

Fruta del tiempo

lunes, 7 de noviembre de 2016

Magdalenas de yogur con el corazón de cereza

Una receta muy fácil de hacer para obtener una docena de esponjosas magdalenas.

INGREDIENTES :

120 gramos de azúcar
120 gramos de harina de trigo
120 gramos (6 cucharadas) de aceite de girasol o maíz
1 yogur natural sin azúcar (120 gramos)
3 huevos
15 gramos (un sobrecito) de levadura química
La ralladura de la piel de un limón
12 cerezas en almíbar sin hueso
12 moldes para magdalenas

En un bol mezclamos todos los ingredientes procurando que no queden grumos. Lo mejor es añadir la harina con un cedazo o colador y emplear la batidora de varillas.

Cuando la masa es homogénea (debe quedar algo líquida) llenamos los moldes hasta algo más de la mitad de la altura.

Rebozamos en harina las guindas y las introducimos en el centro de cada molde de manera que sobresalgan de la masa. La harina que las reboza impedirá que se vayan al fondo.

Dejamos las magdalenas reposar mientra se pre calienta el horno a 200 grados.

Introducimos las magdalenas durante media hora, 20 minutos con calor abajo y 10 minutos con calor arriba y abajo.

Cuando están doradas y al pinchar un palillo éste sale seco ya podemos sacar del horno y esperar a que se enfríen para comerlas...si es que podéis esperar.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Calabacín gratinado

Una receta muy sencilla que se prepara con suma facilidad.

INGREDIENTES (4 personas) 

3 calabacines grandes
Queso para gratinar (200 gramos)
Medio litro de leche
3 cucharadas de harina de trigo
Mantequilla
Aceite virgen extra
Nuez moscada
Sal

En primer lugar cortamos los calabacines sin pelar en rodajas de medio centímetro más o menos. Los salamos ligeramente y a continuación pasamos las rodajas brevemente por una sartén (un minuto lado y lado) con un poco de aceite de oliva para que saquen un poco de agua.

Retiramos y reservamos.

En una cazuela a fuego medio-bajo vertemos un par de cucharadas de mantequilla y cuando funde espolvoreamos la harina de trigo para que se fría. Cuando empieza a ponerse marrón añadimos la leche y trabajamos con las varillas para que no queden grumos. Cuando empieza a espesar retiramos del fuego y añadimos un pellizco de sal y otro de nuez moscada.

En una fuente plana grande que pueda ir al horno, previamente embadurnada con mantequilla,  introducimos las rodajas (no las apiléis) y vertéis por encima la salsa bechamel que hemos preparado. Seguidamente cubrimos con queso para gratinar (sed generosos) y lleváis al horno a 190 grados por espacio de 20 minutos. Luego dáis unos 5-6 minutos de gratinador hasta que se dore y listo para servir.

Están para chuparse los dedos y hasta los más reacios a los vegetales alabarán la receta.